Caña de Azúcar

Actualmente, el cultivo de caña de azúcar orgánica representa el principal rubro producido bajo sistema orgánico en nuestro país, tanto en volumen como en superficie. Paraguay está considerado como el primer productor de azúcar orgánica a nivel mundial y hasta hoy se constituye en el principal.

La producción de azúcar orgánica, en cuyo proceso productivo no se utilizan agroquímicos, elaborada a partir de materia prima proveniente de cultivos de cañicultores minifundistas, se convirtió en una opción válida para varios ingenios azucareros paraguayos y también para los productores de la materia prima. La producción de azúcar orgánica generó factores externos positivos para las comunidades, las ciudades y los pueblos situados en la zona de influencia de las plantas fabriles.

El empleo intensivo de mano de obra, el fomento a la asociación de productores, y el cambio cultural que representa la adopción de la agricultura orgánica implican un beneficio de mucho valor para el país.

Nuestro país se ha posicionado en la primera fila en el mercado internacional del azúcar orgánico, abriendo nichos de mercado de un producto de alta calidad que permiten maximizar el valor económico de la producción. Esto es muy representativo, ya que el mercado internacional del azúcar es un mercado muy especial, con muchas distorsiones que protegen la producción local de los grandes productores que, a su vez, son grandes consumidores.

Fuente: Elaboración propia con datos de REDIEX, 2013.

 

De la producción de azúcar orgánica se pueden obtener sub-productos que son comercializados o re-utilizados. El más importante es la melaza orgánica, que es comercializada como suplemento en la alimentación animal, también se utiliza en la producción de levadura. Algunos ingenios la exportan.

El bagazo, bagacillos, vinaza, torta de filtro o cachaza, y ceniza de caldera y otros son reincorporados a la tierra convirtiéndose en abono natural orgánico. Estos elementos junto con otros componentes como estiércol de gallina, pericarpio de coco, residuo de sésamo, etc. Son utilizados para la elaboración del compost.

Fuente: Elaboración propia con datos de REDIEX, 2013.

 

CERTIFICACIÓN ORGÁNICA

La certificación debe incluir la inspección de los campos de cultivo y plantas de procesamiento, registro detallado de mantenimiento y control periódico del suelo y el agua para asegurarse de que los productores cumplan las normas y los procedimientos llamados “Normas Orgánicas”, que tienen como objetivo la obtención de alimentos más saludables y el cuidado del medio ambiente.

La certificación combina normas de producción orgánica (que pueden ser: NOP, UE, JAS, INFOAM, BIO SUISSE), sistemas de verificación, mediante el Sistema Interno Control de la empresa certificada y contempla un sistema de verificación externa, por medio de inspecciones regulares externas (o auditoría de terceras partes).

El objetivo de la certificación orgánica es garantizar la integridad del producto bajo normas orgánicas y construir la confianza del importador y del consumidor, quien está dispuesto a pagar un precio diferente por este tipo de producto. Para el productor y exportador es una herramienta de mercadeo. Puede abrir o cerrar mercados y justificar los precios asignados al producto.

COSTO DE LA CERTIFICACIÓN ORGÁNICA

El costo de la certificación orgánica de la caña de azúcar generalmente corre por cuenta de los ingenios a los cuales los cañeros proveen.

Existen dos aspectos a tener en cuenta. El primero corresponde a la implementación del sistema de calidad y el segundo a la certificación orgánica propiamente. La implementación del sistema de calidad puede ser más largo y costoso que el proyecto de certificación en sí; el cual puede durar de entre tres y seis meses, costando entre 15.000 y 20.000 US$.